Pan integral de Avena y semillas

Siempre que voy al supermercado y miro el largo pasillo de los panes de molde, recuerdo el capitulo de Contacto sobre los yogures y panes integrales que eran todo menos bajos en grasa o altos en fibra. Eso y de los problemas de tránsito lento de las hermanas Bolocco.

Ya en varias oportunidades les he hablando de las ventajas para nuestra salud y bolsillo que preparemos nosotros mismos el pan que consumimos habitualmente.

pan-integral1

Estoy bajo un régimen que tiene como objetivo aumentar mi metabolismo y lo he estado logrando mediante varias comidas altas en fibra separadas cada 3 a 4 horas como máximo. Cuando la especialista me daba la lista de alimentos permitidos, mencionó 2 rebanadas de pan integral de molde al día, inmediatamente le recordé el capitulo de Contacto y de pasada le hable del blog. Me dijo: -“Ya genial, elabora tu pan pero hazlo con extra fibra entonces, poca sal y que la porción de pan no sea más grande que una hallulla de tamaño normal“.

La gente que ha hecho dieta sabe lo terrible que puede ser tener una bolsa con más de 20 rebanadas de pan, mirándonos cada vez que pasamos por  la cocina, tentándonos con su dudoso contenido. Y en el mejor de los casos, si somos fuertes y comemos lo indicado, gran parte del pan se termina perdiendo porque se pone duro y de mal sabor. Bueno, acá la solución, aparte de preparar nosotros el pan, haremos uno del tamaño justo y dividido en las porciones necesarias para evitar tentaciones y desperdiciar comida y lo mejor de todo es que si es bajo en grasa y si contiene mucha fibra.

Más de 2 mil pesos no gastaras en los ingredientes y pueden alcanzar para hacer esta receta unas 4 veces, si incluso consideramos el gasto de energía del horno, sigue siendo una increíble forma de ahorrar dinerillo.

Ingredientes.

  • 1 taza de avena entera.
  • 2 tazas de harina integral.
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo.
  • 1 taza de agua tibia.
  • 1/4 taza de aceite de oliva.
  • 1/2 cucharadita de azúcar.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 4 cucharadas de semillas a tu elección, yo usé sésamo blanco y linaza.

Primero debemos hacer harina de avena, para eso la pulverizamos con una licuadora, con un 1 minuto a máxima velocidad bastará.

pan-integral2

Ahora seguimos con el procedimiento habitual cada vez que hacemos pan.

En una taza de agua tibia mezcla la levadura seca con el azúcar, y dejamos a un lado para preparar los ingredientes secos.

En una fuente o bowl agrega la harina de avena recién preparada, también la harina integral, la sal y las semillas, mezcla todo muy bien y en el centro de la mezcla agrega el aceite de oliva y por último la taza de agua con la levadura y el azúcar.

Mezcla bien un minuto con un mezquino o cuchara de palo y luego con las manos enharinadas comienza a trabajar la masa en forma envolvente hasta que en la fuente no queden rastros de harina. Tapa con un paño limpio y deja leudar la masa por 1 hora como mínimo.

pan-integral3

Luego, con nuestra mesa de trabajo muy limpia, espolvoreamos harina para trabajar la masa y que no se pegue.

Aplana primero con las manos y luego con un uslero también enharinado hasta formar un disco de unos 2 a 3 cms. de espesor. Coloca con cuidado sobre una bandeja para horno con un poco de harina y espolvorea un poco más sobre la masa. Ahora con un buen cuchillo divide por la mitad en sentido horizontal y luego nuevamente en sentido vertical, con esto tenemos 4 porciones, divide nuevamente hasta generar 8 porciones de pan. 1 para cada día de la semana y la extra es para probar golosamente cuando esté listo. Deja en el horno a fuego medio (180°) por 30 minutos, deja enfriar y disfruta. La mejor forma de conservarlo fresco es en bolsas de papel, al 4to o 5to día quizás sea necesario usar el tostador, mucho más rico no?

pan-integral4 pan-integral5

Puedes ver más recetas en PanBatido.com, seguirlo en Facebook o Instagram.