Pastel de Polenta

Me dí cuenta que estoy dándole duro a las masitas y re poco a platos para almuerzo o cena. Con la ayuda de la polenta vamos a corregir esto. Lo mejor de este producto, aparte de su versatilidad como ingrediente, es que es muy rica, fácil de preparar y más encima barata.

El sábado pasado con mi amiga Valentina tuvimos la brillante idea de juntarnos y preparar 5 platos diferentes para congelar y tener almuerzos saludables durante la semana y poder llevar a la oficina. Después de un recorrido por la feria de avenida Argentina, llegamos a la casa a cocinar. Fueron 4 horas intensas pero muy satisfactorias. Además de hacer un pequeño aporte a la ecología optimizando el consumo de energía conseguimos una buena cantidad de alimento para el vermicompost que usaremos en la futura huerta en el patio. Sumando y restando es bastante conveniente al bolsillo.

Uno de los requisitos de lo que cocinamos es que todos tenían que ser platos rápidos, fáciles y obviamente ricos. El pastel de polenta fue el winner oficial entre guisos, tortillas y ensaladas y es debido eso que creo que es un plato digno de compartir con ustedes.

pastel-polenta-1

Ingredientes (6 porciones)

Para la polenta

  • 2 dientes de ajos.
  • 1 ramita de tomillo fresco.
  • 2 hojas de laurel.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 2 cucharaditas de sal.
  • 1 pizca de pimienta.
  • 1 litro y medio de agua.
  • 1 taza de polenta.

Para el relleno

  • 1 zapallo italiano grande.
  • 1 taza de cebolla picada en cuadros.
  • 1 taza de espinaca picada fina.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de orégano.
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado.
  • 1 cucharadita de sal.
  • Pimienta a gusto.

Primero preparamos la polenta, tradicionalmente se prepara dejando caer la polenta dentro de una olla con agua salada hirviendo. Yo agrego un par ingredientes para darle un sabor aún más rico.

pastel-polenta-2

Primero pica el ajo en pequeños cuadros y ponlos a freír en aceite de oliva junto con el tomillo y el laurel, cuando el ajo comience a dorarse agrega sal, pimienta y el litro y medio de agua caliente. Espera que hierva por un par de minutos, retira las hojas de laurel y lentamente, sin dejar de revolver, agrega la taza de polenta.

Ahora solo debes quedarte 5 minutos revolviendo constantemente hasta que espese y comience a burbujear.

La polenta está lista y la dejamos reposar tapada mientras preparamos el relleno.

pastel-polenta-3

Para el relleno primero pica la cebolla en cuadros, el zapallo italiano pártelo por la mitad y con un cuchillo o incluso con una cuchara saca la mayor parte del relleno que puedas, pícalo en trozos pequeños y reserva las cáscaras para el final. También pica bien fina la espinaca previamente lavada.

En un sartén con aceite de oliva fríe la cebolla hasta que esté dorada, luego agrega el interior del zapallo italiano junto con la taza de espinacas. Aliña con sal, pimienta y orégano y deja que se cocine por unos 5 minutos revolviendo de vez en cuando.

pastel-polenta-4

Particularmente ocupo estos pocos ingredientes para el relleno ya que quiero que el sabor de la polenta sea lo que siempre resalte. De todas formas puedes agregar pimentón, zanahorias e incluso ají, sólo depende de tu gusto.

Mientras se cocina el relleno del pastel, parte las cáscaras del zapallo italiano en 3 tiras y pícalos en láminas de 1 a 2 mm aproximadamente, para este tipo de cortes es ideal usar una mandolina, te permite cortar rápido y muy finamente cualquier fruta o verdura. Eso sí, ojo con los dedos. Cuando estemos listos con la cáscara del zapallo, apaga el fuego al sartén con el relleno y bota todo el líquido que puedas con la ayuda de un colador.

Ahora estamos listos para armar el pastel.

En una fuente para horno enmantequillada agrega la mitad de la polenta y distribuye hasta cubrir uniformemente por toda la fuente. Luego agrega el relleno previamente escurrido, ayúdate con la parte de atrás de una cuchara para llegar a todos lados con el relleno. Ahora vierte la mitad del queso parmesano sobre el relleno y finalmente agrega el resto de la polenta como capa final.

Estamos casi listos, ahora prende el horno a 200° (un poco menos del máximo) y comenzamos a decorar la capa final de pastel con las láminas de la cáscara del zapallo italiano. Esto hay que hacerlo con paciencia, pero vale la pena.

pastel-polenta-5

Elige uno de las 4 esquinas de la fuente y comienza a enterrar las láminas procurando dejar la parte de verde de la cáscara hacia arriba, coloca las siguientes en fila dejando muy poca separación, repite hasta completar toda la fuente.

Espolvorea el resto de queso parmesano y mete al horno por 20 minutos o hasta que el queso se gratine y quede dorado.

Deja enfriar unos 10 minutos  antes de partir en trozos y servir.  

pastel-polenta-6

Es importante que las láminas de cascara sean lo suficientemente finas para que se alcancen a cocinar en el horno. El resultado es un pastel cremoso y crocante debido a los trocitos de piel de zapallo.

Disfrútenlo!


Puedes ver más recetas en PanBatido.com, seguirlo en Facebook o Instagram.