Grafiti glaseado

Si la bruja de Hansel y Gretel fuera real esta idea vendría de ella. El dulce glaseado que lleva siglos decorando postres y pasteles esta vez salta de los bizcochos a los muros gracias al trabajo de Shelley Miller. Esta artista decora los viejos muros de la ciudad mezclando el street art con la repostería creando formas y patrones con azúcar.  Obviamente el trabajo de Shelley nos muestra lo efímero de este arte ya que sólo en un par de días algunas piezas se caen, son comidas, se derriten o desaparecen de los muros.