Stanley, twitter y un piano